Ecografía 3D

Consiste en una ecografía de alta resolución que permite observar al bebé de manera tridimensional. La información recogida permite realizar una reconstrucción en tres dimensiones de la morfología externa del bebé, obteniendo así imágenes de gran realismo.

Se puede visualizar el bebé en movimiento dentro del útero además de como si se tratara de una filmación donde se pueden ver sus extremidades e incluso se puede apreciar los gestos de su rostro.

De esta manera, los padres pueden conocer la imagen de su hijo antes de nacer y los médicos comprueban el estado de la placenta, el líquido amniótico y el cuello uterino para asegurase de que todo esté funcionando correctamente.

La ecografía 3D no supone ningún riesgo, ni para la madre ni para el bebé.

Si bien, la calidad de la imagen es bastante nítida, los movimientos del bebé influyen muchas veces en la claridad de ésta.

A continuación, aclaramos algunas de las principales dudas en relación a este examen:

¿Qué es una ecografía 3D?

La Ecografía 3D es un estudio de alta calidad que le permite compartir una experiencia única con su bebé. Usted puede espiar a su bebé dentro del útero, una sonrisa, sus muecas, como si se tratara de una filmación.

¿Cuándo debería hacerse la ecografía 3D?

Lo más recomendable es realizarte una de estas ecografías ultrasónicas entre la semana 14 y la semana 34. De esta forma, podrás ver una imagen más clara del feto y determinar si todo va como debería. Esto no indica que necesariamente tienes que hacerte el examen en este período por supuesto. ¡Puedes realizarte la ecografía cuando tú lo desees!

¿Realizar una ecografía 3D supone algún riesgo para la salud?

No, esta clase de prueba no tiene efectos secundarios de ningún tipo en el feto ni en la mujer embarazada. ¡Son unas pruebas súper seguras y altamente recomendadas en el embarazo!

¿Qué se puede ver específicamente en esta clase de examen?

Como tal, podrás tener acceso exclusivo a lo que habita dentro de tu vientre mientras estás embarazada. Podrás ver el feto en muy alta definición, además de ver sus extremidades, y hasta sus pequeños movimientos. ¡Podrás ver reír a tu bebé inclusive!

¿Hay que prepararse de alguna forma para realizar una ecografía?

La mayor preparación que puedes hacer es la psicológica. ¡Estas por ver a tu bebé antes de que nazca! Aparte de ello, esta prueba no supone ningún otro tipo de preparación previa.

¿Son siempre nítidas las imágenes de una ecografía 3D?

Generalmente siempre será nítida la calidad de imagen de una ecografía 3D. No obstante, hay momentos en los que esta se ve afectada por los movimientos del pequeño o en ocasiones la cantidad de tejido y fluidos entre en feto y el transductor pueden alterar levemente la imagen obtenida.

Esta ecografía se puede realizar en cualquier etapa del embarazo, pero se recomienda realizar entre la semana 14 y la semana 34, ya que el feto tiene sus rasgos más definidos y se pueden apreciar sus características físicas con mayor claridad.